grid-cell-28315-1426786202-14

A veces, cuando organizamos un evento personal como cumpleaños, comuniones, bodas, etc, estamos tan inmersos en sorprender y agradar a nuestros invitados que tendemos a dejar nuestros propios deseos a un lado, ya sea por miedo a ser “demasiado original” o el famoso ” ¡qué pensarán!,  para terminar agarrándonos a otra idea más tradicional que sabemos que no fallará, pero quedándonos con esa espinita clavada.

Un caballo de batalla que suele ocupar el 90% de los pensamientos de toda persona que organice un evento, del tipo que sea, tras haber encontrado el lugar idóneo y resuelto el menú, es la decoración (sobre todo si hablamos de bodas o cumpleaños), dejando un solitario 10% al pequeño buffet de media tarde o noche para reponer fuerzas y que acompaña al baile, en donde todas las tensiones acumuladas de “¿estará todo listo?”, “¿les gustará la comida?” o “¿se lo estarán pasando bien?” desaparecen definitivamente. ¡He ahí!, el último golpe de gracia para que nuestro evento sea el codiciado “fiesta inolvidable” o el nada desdeñable, pero no perfecto, “una gran fiesta”.

enhanced-21542-1426778280-38

Abby Grace Photography / Capitol Romance / via greenweddingshoes.com

Las posibilidades son muy variadas, solo hay una indicación a seguir  al pié de la letra, bueno, más bien dos, que sea algo que identifique al anfitrión o anfitriones y….¡disfrutar!.

grid-cell-28315-1426786202-14

Anna K. Photography / vía southernweddings.com

ramzrevell.blogspot.com

ramzrevell.blogspot.com

 

Todos los detalles son importantes por lo que, ¡Esperamos que os gusten estas ideas!.